VIRTUD DEL TRABAJO

Debemos trabajar bien, con calidad, de acuerdo con la justicia y respetando las leyes, con el fin de amar a Dios y servir a los demás. De ese modo santificamos todas las actividades, tanto las que parecen brillantes como las más humildes y escondidas, porque delante de Dios lo importante no es el éxito humano, sino el amor que se pone en el trabajo.

  • El trabajo hecho con dedicación, alegría y ofrecido a Dios nos santifica.
  • Todo trabajo es importante. Resaltar y respetar el trabajo de los demás y de quienes nos ayudan en la casa.
  • El buen ejemplo de los padres ha de estar también siempre presente en la vida familiar.

 

 

IDEAS PRÁCTICAS PARA LA CASA:

  • Ser constantes en la realización de las tareas; tener un lugar y tiempo fijos para realizarlas.
  • Poner empeño en que esté bien realizado. Así podrá ser capaz de desarrollar todas sus habilidades.
  • Ofrecer a Jesús nuestro trabajo diario. Enseñarles alguna oración donde los niños puedan ofrecer su día.
  • Hacerles ver que todo trabajo digno es agradable a Dios y por eso debemos respetarlo.
  • Hacer un listado de encargos que pueden realizar los niños a esta edad.
  • Realizar un cuadro donde cada uno pueda escribir su encargo y hacer un registro diario.
  • Enseñarles a no perder el tiempo y a no hacer perder el tiempo a los demás.